Como formatear un SSD – Todos los métodos (2020)

Estás aquí porque quieres formatear tu SSD, ya sea porque ha dejado de funcionar como debería, porque vas a venderlo o porque buscas formatear tu ssd para instalar Windows 10. Vayamos al grano:

Antes de formatear tu disco SSD:

Como siempre decimos, antes de formatear cualquier unidad de estado sólido has de realizar una copia de seguridad de los archivos que quieras guardar. Puedes usar un pendrive o disco duro externo, o optar por sistemas en la nube como Dropbox o Google Drive. No importa qué método escojas, pero tómate tu tiempo porque es muy típico que se nos olviden archivos importantes que luego serán irrecuperables.

Formatear SSD para instalar Windows 10:

Es muy típico que haya gente que cuenta con ordenadores de hace años que cuentan con Windows 7 instalado en su disco duro que quieren formatear su SSD para instalar Windows 10 en él. 

Lo mejor en estos casos es dirigirse a la web de Microsoft para descargar la herramienta de creación de medios de Windows 10. (Click aquí)

Siguiendo los pasos de esta herramienta, crearás una unidad que permitirá instalar Windows 10 de cero en tu ordenador, y durante el proceso de instalación podrás formatear el SSD para instalar una copia limpia del sistema operativo en él.

Para no hacer este artículo más largo de lo estrictamente necesario, en este enlace (en la parte de formatear portátil con Windows 10 usando un USB) encontrarás los pasos que tienes que seguir para formatear tu SSD para instalar Windows 10. 

A modo de resumen, has de crear la unidad con el sistema operativo (puedes hacer un DVD o un USB). Luego, entrando en la BIOS de tu computadora seleccionas tu unidad con el sistema operativo como la primera prioridad para arrancar el sistema operativo. Al reiniciar el ordenador, el programa de instalación se inicia. 

Una vez completados los primeros pasos de la instalación (selección de versión de sistema operativo y arquitectura) llegamos a la ventana en la que se nos pregunta dónde queremos instalar Windows 10. Es aquí donde hemos de formatear el SSD para instalar Windows 10, haciendo click en la unidad que representa el SSD y pulsando en formatear. 

Una vez termine el proceso de formateo nuestro SSD estará listo para continuar con la instalación limpia de W10.

Formatear SSD instalando W10

Formatear SSD desde la BIOS:
Antes de comenzar con esta sección debes de saber que no todas las BIOS permiten  formatear los discos conectados a tu ordenador. A día de hoy, casi todas las marcas más conocidas del mercado incluyen la función en su BIOS, pero es posible que si tu ordenador tiene unos años no cuente con ella. Nosotros hemos realizado este proceso en placas Gigabyte, ASUS y MSI, siempre de manera exitosa. Vamos a ello:

El primer paso es acceder a la BIOS, como ya explicamos en otras guías, la tecla que has de pulsar para acceder depende de cada fabricante. En nuestro caso lo vamos a hacer con una placa de ASUS Republic of Gamers, por lo que mantendremos pulsado F2 al encender el ordenador.

El siguiente paso es acceder a la sección de “Tool” y dirigirnos a “Secure Erase”. Es aquí donde podremos formatear el SSD desde la BIOS, aunque también es válido para cualquier unidad que esté conectada a la placa base del ordenador. 

Una vez le damos intro, nos aparecerá la lista de SSD que podemos formatear, seleccionamos el que queremos formatear y pulsamos en ok y listo, hemos conseguido formatear nuestro SSD desde la BIOS. ¡Rápido y sencillo!

Formatear SSD desde la BIOS

Formatear un SSD nuevo:

Hay veces que nuestro disco duro viene sin formatear de fábrica, por lo que tenemos que darle un primer formateo para poder utilizarlo. 

Una vez lo conectemos a nuestra placa base, es posible que no se encuentre en “este equipo”. Para solucionarlo, simplemente nos dirigiremos a “administrador de discos”, al que se accede buscando “crear y formatear particiones de disco duro” en el menú de inicio de Windows 10.

Una vez dentro, para formatear nuestro SSD nuevo únicamente tenemos que localizarlo, lo más fácil es hacerlo fijándonos en el volumen total de la unidad. Una vez localizado, hacemos click izquierdo en él y pulsamos en formatear. En el cuadro de diálogo que nos aparece, seleccionamos el sistema de archivos deseado (el más común es NTFS) y fijamos como tamaño de unidad de asignación 4096. Marcamos “dar formato rápido” y aceptamos. Una vez terminado el proceso, la unidad SSD estará formateada y lista para empezar a usarse.

 

*También te puede interesar: cómo formatear un pendrive*